Vila sen Vento, complejo rural vacacional, a las afueras de Santiago de Compostela

Vila sen Vento, complejo rural vacacional, a las afueras de Santiago de Compostela

Para la tranquilidad de nuestros huéspedes tras el COVID-19, hemos puesto en marcha una Política de Higiene y Seguridad. Ver más

Reserva

· Nuestro Paraíso ·

Vila Sen Vento es un complejo rural vacacional, a las afueras de Santiago de Compostela. Concretamente nos encontramos en O Pino, junto al Camino Francés de Santiago.    ¿Lo que más nos gusta? Recomendaros personalmente los rincones de Galicia que más os puedan sorprender según vuestros gustos.  
Vila Sen Vento es un pequeño oasis natural de 40.000 m2 donde prima el respeto por la naturaleza. Dentro de la finca encontrarás 2 Villas y 5 Cabañas. Además, podrás disfrutar de zonas chill out, chiringuito, piscina exterior, pádel, futbito, minibasket, barbacoas, parques infantiles y camas elásticas para los más peques.
A 700 metros de la finca se encuentra la Casa Rural Piñeiro, una vivienda de labranza del siglo XVIII, reciente y completamente restaurada ofreciendo las últimas comodidades.  

Además, ofrecemos cabañas entre los árboles con jacuzzi, diseñadas para fusionarse con el paisaje causando el mínimo impacto visual. Regálale a tus sentidos el descanso que te mereces en el entorno natural y cálido de unos alojamientos que respiran aires rústicos y a la vez modernos para no renunciar a ninguna comodidad 

Y la última novedad es nuestro nuevo alojamiento sobre ruedas, Maruxiña: una autocaravana con hasta 6 plazas para descubrir las maravillas que esconde Galicia. Este año viaja con plena libertad y autonomía, preocupándote únicamente por decidir con qué vistas amanecer al día siguiente.

 

· Lo que más le gustó a nuestros clientes ·
El entorno, la cabaña, cada uno de los detalles: todo estuvo espectacular. El silencio por la noche, el jacuzzi de la terraza... Mucha confianza también con los protocolos de nueva normalidad, nos hicieron sentir super seguros. Un 10 en toda regla!
Camilo
La tranquilidad del lugar, su paz, sólo se escuchaba el canto de los pájaros... El trato del personal, te sientes como en casa.
MARIA
El silencio a la hora de dormir, fantástica cura de sueño. El jacuzzi fuera una gozada, entre esos pinos que te resguardan del resto del mundo, ese desayuno con la cesta, un amor por los detalles. Vengo enamorada de vuestro lugar y espero volver.
Jorge Ignacio